Un grupo regulador ordenó el lunes por la noche que se congelen las cuentas de la firma bursátil Peregrine Financial Group, de Iowa, alegando que no ha respondido por la desaparición de 220 millones de dólares de los fondos de sus clientes, después que la empresa dijo que el presidente y fundador trató de suicidarse.

La Asociación Nacional de Futuros dijo que recibió la información de que PFG habría falsificado sus documentos bancarios, y que la empress sólo tenía en su haber 5 millones de dólares en vez de los 225 millones que afirmaba tener en su cuenta de depósitos. La asociación, un grupo que cumple dentro de la industria financiera un papel autoregulador, dijo que PFG no pudo demostrar que cumple con los requisitos de capital y las normas requeridas para recibir fondos de clientes.

Una portavoz de PGF no respondió los mensajes telefónicos ni mensajes electrónicos que le envió The Associated Press, y varios mensajes que se les dejó en las oficinas de PFG en Cedar Falls, Iowa, y en Chicago.

Pero en una declaración a sus clientes, la empresa dijo que su fundador y presidente, Russell R. Wasendorf trató de suicidarse el lunes por la mañana, aunque no dio mayor información sobre su estado. La empresa dijo que el intento provocó la investigación de "algunas irregularidades contables".

Lauren Nelson, portavoz de Attain Capital, cliente de PFG, dijo que su compañía tiene una "cantidad considerable" de negocios con PFG y sigue evaluando el alcance de daños a sus cuentas.

___

Los periodistas de Associated Press, Erin Gartner y David Nichols contribuyeron a este despacho desde Chicago.