Una compañía de equipo médico del norte de Texas aceptó pagar 5,2 millones de dólares a cambio del retiro de acusaciones presentadas por autoridades federales contra su filial en México por el soborno a funcionarios locales para obtener contratos de ventas con hospitales propiedad del Estado.

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) indicó el martes que la compañía Orthofix International N.V., con sede en Lewisville, había sido acusada de violar la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero.

La SEC agregó que los sobornos incluyeron dinero en efectivo, computadoras portátiles y televisores, y se presentaron durante varios años, lo que resultó en ganancias ilegales por 5 millones de dólares.

Ante el hallazgo de funcionarios corporativos, Orthofix reportó por sí misma la estafa a la SEC y despidió a los ejecutivos de la filial mexicana de Orthofix implicados. El mes pasado, Orthofix accedió a pagar 42 millones de dólares en multas para llegar a acuerdos en casos relacionados con las acusaciones de fraude al programa de asistencia médica para ancianos Medicare y otros programas federales.

Peter Spivack, abogado de Orthofix, no devolvió un mensaje que le fue enviado en busca de comentarios.