Una asociación de campesinos que ocupa una finca intermitentemente desde hace 16 años, denunció el martes que labriegos de otros lugares invadieron esa propiedad, donde se libra uno de los forcejeos más importantes para la restitución de tierras en Colombia.

Al menos 150 personas ingresaron la víspera a la finca Las Pavas, en el departamento de Bolívar, a unos 483 kilómetros al norte de Bogotá, y se asentaron en una zona de ese lugar, de 1.223 hectáreas, según la denuncia.

Los campesinos que ocupan la hacienda desde 1996 a la espera de que las autoridades les otorguen la propiedad, temen que sea una nueva acción para evacuarlos de la zona, dijo telefónicamente en la jornada Jiseth Estrada, una de las abogadas que ayuda en el caso a los reclamantes de la tierra.

La Asociación de Campesinos de Buenos Aires (Asocab) que reclama la propiedad de Las Pavas, denunció que una empresa productora de palma, identificada como Aportes San Isidro S.A., les ha pagado dinero a los invasores para que siembren ese árbol en la hacienda.

Buscan "provocar enfrentamientos, disputas, rupturas del tejido social y deslegitimación de nuestro proceso comunitario", dijo en un comunicado la Asocab, que representa a unas 120 familias. La asociación afirma que ocuparon pacíficamente en 1996 la finca Las Pavas ante la falta de tierras que tenían para sobrevivir.

La Asocab ha destacado que la finca estaba abandonada y sin producir y que los campesinos la volvieron productiva con cultivos de cacao y árboles para producción de madera. Asocab mantiene que en 2003 y en 2006 debieron dejar dos veces la finca por amenazas o de testaferros o de paramilitares.

En 2006 la Asociación decidió reclamar legalmente las tierras, pero en medio de un sinfín de recursos legales y apelaciones el caso aún no queda definido.

Los propietarios actuales de la finca Aportes San Isidro, entre otros, son empresas productoras de palma aceitera que, de acuerdo con Asocab, adquirieron Las Pavas a mediados de esta década de manos de Jesús Emilio Escobar. Según la Asocab, se trata de un tío de Pablo Escobar, el barón de las drogas abatido por la policía en diciembre de 1993.

El coronel Jorge Vargas, comandante de la policía de Bolívar, dijo telefónicamente que al sitio de la finca acudieron unos 30 policías.

"Vamos a estar muy pendientes por varios días cómo evoluciona el caso, pero le digo ahí no habido ni muertos, ni heridos, pueda que hayan llegado a enfrentarse en palabras, pero no ha pasado nada más", dijo el oficial en entrevista telefónica.

Llamadas a la empresa Aportes San Isidro S.A y sus abogados no fueron respondidas de inmediato para conocer su postura.

La propiedad de la tierra ha sido descrita comúnmente como una de las raíces del conflicto armado interno en este país de 114 millones de hectáreas, de las cuales grupos no gubernamentales y funcionarios afirman que al menos dos millones le fueron quitadas a los campesinos por grupos armados ilegales, cuatro millones fueron abandonadas por sus propietarios por temor al accionar de esos grupos y entre 400.000 y 500.000 le fueron robadas al Estado en procesos fraudulentos en notarías y registros.

El sábado el presidente Juan Manuel Santos aseguró que espera que en breve jueces agrarios, creados por la llamada ley de víctimas y restitución de tierras, que entró en vigencia en enero pasado, den sus primeros fallos sobre reclamos de tierras despojadas por grupos armados ilegales a sus legítimos dueños.

Según ha dicho el presidente desde enero y hasta este mes, las autoridades han recibido 16.207 solicitudes o reclamos de tierras por un total de 1,2 millones de hectáreas en distintas partes del país.