Un obispo recién ordenado en China anunció que ha renunciado a sus cargos en el gobierno en un desafío al control que Beijing ejerce sobre los clérigos católicos.

Varios sitios católicos de Internet, dijeron que el obispo auxiliar de Shanghai, Ma Daqin, hizo el anuncio al concluir la Misa de su ordenación el sábado. Al día siguiente, no regresó para el oficio religioso del domingo, y descansaba en el seminario de Sheshan en la ciudad, informaron AsiaNews y UCAnews.

Los sitios cibernéticos dijeron que Ma ha renunciado al organismo controlado por el Partido Comunista que supervisa a la iglesia a fin de concentrarse en su ministerio.

El Vaticano no reconoce a la Asociación Católica Patriótica.

La existencia de la asociación ha sido motivo de fricción entre Beijing y el Vaticano, que no tienen relaciones formales.

Las llamadas a la diócesis de Shanghai no fueron respondidas el martes y la asociación tampoco respondió las preguntas que se le hicieron por fax.