El exfutbolista colombiano Carlos "El Pibe" Valderrama y el periodista del mismo país Guillermo Prieto "Pirry" portaron hoy la antorcha de Londres 2012 que llegará el 27 de julio al estadio Olímpico de la capital británica.

En el 53 día de recorrido entre las localidades de Oxford y Reading, los dos colombianos protagonizaron el relevo de la llama olímpica en su paso por Windsor, donde fue recibida por la reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo.

Valderrama y Prieto fueron escogidos por la marca de electrodomésticos Samsung, patrocinador oficial de Londres 2012, para representar a su país en el recorrido de la antorcha olímpica.

Según un comunicado de la compañía, ambos han demostrado desde su labor profesional "su profundo compromiso con el país" y han contribuido "con el desarrollo de una mejor Colombia".

"Muy emocionante. Te metes en la película de los Olímpicos. El ambiente que había es la esencia del deporte: la amistad, el respeto, el entusiasmo... Muy bonito", declaró a Efe "Pirry".

Además, aseguró sentirse muy honrado por haber representado a su país portando la antorcha, a la que ya le está buscando un hueco en su casa.

Prieto terminó su relevo y le cedió la llama sagrada a su compatriota, el exfutbolista internacional Carlos Valderrama, que fue aclamado por muchos de los asistentes que lo recordaban de su etapa de jugador profesional.

"Lo pasamos muy bien. una experiencia inolvidable como persona y más representando a mi país con la antorcha. Muy contento por estar aquí y disfrutando el momento", aseguró Valderrama que, aunque sea como relevista, ha participado en sus primeros Juegos Olímpicos.

Además, "El Pibe" alabó el ambiente y la alegría que está generando el paso de la llama entre la población británica y pronosticó que Londres 2012 "va a ser un éxito".

La antorcha desembarcó en el Reino Unido el pasado 18 de mayo y desde entonces recorre a manos de cerca de 8.000 relevistas gran parte de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, además de un breve paso por la República de Irlanda, un trayecto de casi 13.000 kilómetros.

La llama, uno de los símbolos más reconocibles de los Juegos Olímpicos, ha sacado a las calles y a los márgenes de las carreteras a millones de personas en un país que se prepara para inaugurar, el 27 de julio, las terceras olimpiadas que se celebran en Londres.