Un toro rezagado convirtió en peligroso el tercer encierro de los sanfermines 2012, que, corrido por astados de la ganadería de Cebada Gago, fue hoy el más largo de estas fiestas y el más accidentado, con tres corneados.

Dos mozos fueron alcanzados por las astas en el tramo de Telefónica, desde donde se les trasladó al Complejo Hospitalario de Navarra. Ambos presentan heridas en la pierna izquierda. El tercer mozo resultó herido en la pierna derecha en el tramo del Callejón.

Otros dos mozos fueron trasladados a centros hospitalarios, uno con una contusión en la pierna izquierda sufrida en Telefónica y otro con una contusión en la pierna derecha, ocasionada en Mercaderes por un pisotón.

Algo más de tres minutos y medio tardó la manada en completar, disgregados ya desde el primer tramo, los aproximadamente 850 metros que separan los corrales de Santo Domingo de la Plaza de Toros, un recorrido en el que hoy había menos gente que en el multitudinario fin de semana.

Tras formalizar ante la hornacina del santo los tres cánticos en los que los mozos piden la protección de San Fermín, la manada partió de los corrales de Santo Domingo agrupada y encabezada por los mansos.

Aunque el encuentro entre mozos y toros transcurrió con normalidad, en la misma Cuesta de Santo Domingo se adelantó ya un toro colorado, imprimiendo velocidad a la carrera, mientras otro de sus hermanos empezaba a quedarse rezagado tras resbalar sobre el asfalto.

Este último fue el que, tras quedar definitivamente descolgado, realizó en solitario el resto del recorrido y creó numerosas ocasiones de peligro, sobre todo en el tramo de Telefónica, donde se volvió en repetidas ocasiones y arremetió contra un grupo de mozos que se encontraban en el vallado.

Mientras tanto, el resto de la manada protagonizó una rápida y emocionante carrera ya que, al ir estirados, con tres astados por delante, dejó huecos y permitió a los mozos acercarse a sus astas.

Tanto el colorado que iba por delante como los dos negros que le seguían chocaron ligeramente contra el vallado de la Curva de Mercaderes, aunque sin llegar a caer, por lo que tomaron sin problemas la calle Estafeta y enfilaron de esta manera el tramo.

Sin más incidentes atravesaron Telefónica y el Callejón para llegar a la Plaza, donde el torero Francisco Marco, protagonista de la corrida de esta tarde, ejerció como doblador.

Cuando todos ellos estaban ya en chiqueros, el rezagado seguía creando problemas en Telefónica y en el Callejón, pese a la buena labor de algunos corredores y de los pastores, que fueron sustituidos en la arena por los dobladores que, a punta de capote, consiguieron que se reuniera con sus hermanos.