Un reporte creado por encargo del gobierno y dado a conocer el lunes recomendó que Israel legalice decenas de puestos de delimitación de los asentamientos irregulares en Cisjordania, una medida que desafiaría la oposición internacional a los asentamientos en un territorio que los palestinos desean para un futuro Estado.

El reporte, redactado por una comisión a favor de los asentamientos, reafirmó además la postura que por mucho tiempo ha mostrado Israel, en oposición a la mayoría del resto del mundo, de que Cisjordania no es un territorio ocupado y por ende Israel tiene el derecho legal de asentarse en el lugar.

De ser adoptadas, las recomendaciones podrían dar al primer ministro Benjamin Netanyahu los argumentos para apoyar la actividad de asentamientos nuevos y eludir la presión de la Corte Suprema, que ha ordenado al gobierno tomar medidas en contra de los puestos de avanzada existentes.

Netanyahu dijo que agradecía el trabajo del panel y que plantearía sus conclusiones ante un foro especial que decidirá si las adopta o no. Las recomendaciones incluyen la anulación del dictamen de la Corte Suprema y otros fallos legales a fin de facilitar la construcción de asentamientos.

Los asentamientos judíos son el centro de un estancamiento de tres años en las conversaciones de paz del Medio Oriente. Los palestinos sostienen que no reanudarán las negociaciones hasta que Israel detenga la construcción de asentamientos.

Los puestos de avanzada son enclaves irregulares que los colonos judíos empezaron a erigir en la década de 1990. Hay decenas de puestos de avanzada, además de alrededor de 120 asentamientos completos.