La Organización del Tratado del Atlántico Norte confirmó el lunes que los seis soldados que murieron en una explosión en un camino del este de Afganistán el domingo eran soldados estadounidenses.

El general de brigada Gunter Katz, vocero de la coalición encabezada por Estados Unidos, reveló sus nacionalidades el lunes. Indicó que no podía dar otros detalles sobre el incidente debido a que se realizaba una investigación. Los talibanes se han atribuido responsabilidad por la explosión.

Las muertes de los soldados estadounidenses son las más recientes causadas por bombas colocadas por los insurgentes en carreteras, pasos y caminos montañosos.

Previamente, el portavoz talibán Zabiullah Mujahid dijo en un comunicado que los soldados murieron cuando su tanque chocó con la bomba el domingo a las 8 de la noche en la provincia de Wardak, al sur de Kabul.

El jefe de la policía provincial de Wardak, el general Abdul Qayum Baqizoi informó que después de la explosión ocurrida en el distrito Jalrez, una incursión aérea de la coalición mató a un comandante talibán e hirió a tres insurgentes.

En la misma región afgana, las autoridades dijeron que un fiscal de la provincia de Ghazni fue asesinado el lunes por la mañana mientras conducía su vehículo rumbo al trabajo.

Los talibanes rutinariamente asesinan a funcionarios del gobierno.