Al menos tres civiles y dos policías murieron y otras trece personas resultaron heridas por la explosión de una motocicleta bomba en el distrito de Gerishk, en la provincia meridional afgana de Helmand, informó hoy a Efe una fuente oficial.

El atentado se produjo anoche en las proximidades de un puesto de control de la policía en el área de Zanboli y los heridos son once civiles y dos miembros de la Policía afgana, explicó el portavoz del gobernador de la provincia de Helmand, Daud Ahmadi.

En declaraciones a Efe, un portavoz talibán, Mohamed Yusuf Ahmadi, atribuyó el ataque a sus milicias y aseguró que en el mismo fallecieron 15 policías y que otros siete resultaron heridos, aunque los insurgentes suelen exagerar el impacto de sus acciones.

Según la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), el número de muertos civiles por el conflicto afgano en 2011 aumentó por quinto año consecutivo y llegó a los 3.021 fallecidos, un 77% a causa de ataques de los talibanes.

La insurgencia tiene presencia en todo el territorio afgano, pero los sucesos violentos son más habituales en el arco fronterizo con Pakistán, que recorre el sur y el este del país.