El monumento a George Washington, el emblemático obelisco de la capital de EE.UU., permanecería cerrado al público hasta 2014 debido a los daños que sufrió la estructura, a causa del terremoto de 5,8 grados en la escala de Richter que sacudió la ciudad hace un año.

Según informó hoy el Servicio Nacional de Parques, las reparaciones del monumento son necesarias tanto en el exterior como en el interior de la estructura, y los costes podrían ascender a unos 15 millones de dólares.

El encargado del Servicio de Parques y Lugares Conmemorativos del National Mall de Washington, Robert Vogel, explicó que las obras requieren quitar parte del granito que rodea al monumento y la construcción de una pequeña calzada de acceso por la parte sur.

Para los arreglos también tendrán que ser retirados algunos de los mástiles y bancos que rodean la plaza en la que se encuentra el monolito.

El icónico obelisco, de 170 metros de altura, nunca antes había sido dañado por un desastre natural; incluso sobrevivió al terremoto de 1897, que fue más fuerte que el de agosto pasado.

El observatorio situado en la parte superior del monumento, el punto más alto de la ciudad, es una de las atracciones turísticas más demandadas de la capital, tanto que los pases deben reservarse con meses de antelación.