Londinenses de todas las edades pueden desde hoy aprender a bailar danzón gracias a las enseñanzas de tres septuagenarios mexicanos, que enseñan esta danza popular en el conocido mercado de Spitafields durante toda la semana.

El evento, titulado "A place to live when we are old" (Un lugar donde vivir cuando seamos viejos), forma parte del festival de baile "Big Dance", con el que se pretende hacer bailar este verano a cinco millones de personas en lugares públicos de todo el mundo con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres.

El proyecto está dirigido por la artista argentina Ana Gallardo y en él participan los septuagenarios mexicanos Ofelia Martínez, Concepción Marcan y Lucio Romero, que volaron desde Ciudad de México hace tres días para convertirse en maestros de baile durante una semana en Londres.

Su objetivo es sobre todo pasarlo bien, según explicó Gallardo a Efe.

"El danzón es una excusa, una manera de aprender de personas mayores, que no son bailarines profesionales y que simplemente encontraron en el baile una manera de vivir y de pasarlo bien", agregó la artista argentina.

Se trata de "un baile popular, bailado sobre todo por la gente mayor, de más de sesenta años, en todas las calles y todas las plazas de México", especialmente en el Puerto de Veracruz, detalló Gallardo.

En una carpa situada en el mercado de Spitalfields, Ofelia, Concepción y Lucio enseñan los pasos que han aprendido durante décadas.

Sus alumnos, entre los que se cuentan británicos y también latinoamericanos de todas las edades, bailan danzón por primera vez y tratan de seguir sus instrucciones dictadas en español.

"El danzón lo bailamos en México las personas de la tercera edad pero lo puede bailar quien quiera", explicó Concepción, que considera que la clave para hacerlo bien es "que te guste el ritmo".

Para Concepción, este baile brinda una ocasión para reunirse con otras personas, trabar nuevas amistades y disfrutar, lo que, en su opinión, hace al danzón cada vez más atractivo para la gente joven.