No hay que ser demasiado duros con Tony La Russa y Ron Washington.

Los managers de un Juego de Estrellas no pueden ganar nunca al armar sus rosters: dependen de los votos de los fans y de los jugadores, de la regla que todos los equipos deben tener un representante y, en el caso de Washington, de la presión que supone llevar a sus propios hombres.

Sin embargo...

¿Cómo es posible que no esten Johnny Cueto (Reds), Zack Greinke (Brewers) y Michael Bourn (Braves)?

Y por el lado de la Americana, ¿dónde quedaron Austin Jackson (Tigers), Jake Peavy (White Sox), Josh Reddick (Athletics) y Josh Willingham (Twins)?

Podemos agregar otras ausencias y presencias injustificadas, pero en realidad el problema es el proceso de elección. Pasa sobre todo cuando los fanáticos dan sus votos a algunos jugadores que tienen el cariño de la afición, pero no los números para ir al Juego de Estrellas. Pablo Sandoval y Dan Uggla son el más claro ejemplo este año.

Sandoval se perdió un mes de competición por lesión y fue elegido el tercera base titular de la Liga Nacional sobre David Wright, de los Mets. En esa elección quedó fuera Chase Headley, de los Padres, dejando a Huston Street como el único representante del equipo.

Uggla, con promedio de .235, quedó elegido como el segunda base, lo cual dejó fuera a dos grandes jugadores que lo merecían, Aaron Hill (Diamondbacks) y Brandon Philipps (Reds).

La ausencia más escandalosa de todas es la de Johnny Cueto, y no se puede culpar a La Russa de 'pro-Cardinals' y 'anti-Reds'. Si fuera así, no hubiera escogido a Jay Bruce.

Sin embargo, La Russa sí debió elegir a Cueto en vez de Bruce, a Greinke en lugar de Cole Hamels (Phillies) y dejar fuera a Jonathan Papelbon (Phillies) para dar lugar a Michael Bourn.

Tener a tres Phillies es demasiado, pero es peor tener a dos Cubs, aunque la elección de Brian LaHair se debe a la baja de Albert Pujols, como a las lesiones de Ryan Howard y Lance Berkman.

Difícil para Ron Washington

El manager de la Liga Americana la tuvo un poco más difícil, con solo siete elecciones a su cargo. Las primeras cuatro fueron para representantes solitarios de sus equipos: Joe Mauer (Twins), Billy Butler (Royals), Ryan Cook (Athletics) y Felix Hernández (Mariners). Los otros tres fueron para sus propios jugadores, Elvis Andrus, Matt Harrison y Joe Nathan.

Los Rangers ya tenían a Mike Napoli, Josh Hamilton, Adrián Beltre e Ian Kinsler.

La única duda me la deja Nathan, quien apenas llegó esta temporada a los Rangers. Su lugar debió ser para Jake Peavy.

Fuera de las elecciones, los votos y la polemica que generaron, el Juego de Estrellas tiene dos bajas muy sensibles por lesión: Matt Kemp y CC Sabathia.

Claro, hay estrellas suficientes para reemplazarlos y las ausencias abren lugar a otros que tambien merecían estar en la gran fiesta.

Al final, eso es lo que es, una gran fiesta.