La oposición socialdemócrata (SPD) y verde en Alemania anunció hoy que va a bloquear en el Bundesrat (Cámara alta) la ley aprobada en el Bundestag (Cámara baja), que permite a los ayuntamientos vender a empresas privadas los listados de las oficinas municipales de empadronamiento.

El proyecto de ley aprobado en el Bundestag sin debate y con el apoyo de los partidos de la coalición conservadora-liberal de la canciller, Angela Merkel, establece que las oficinas de empadronamiento podrán vender sus datos sin preguntar a los interesados, aunque estos pueden recurrir.

Portavoces del SPD y Los Verdes, partidos que controlan el Bundesrat, anunciaron hoy que tumbarán la ley en la Cámara alta en la votación de ratificación, prevista para otoño, por vulnerar descaradamente el derecho a la intimidad y la protección de datos de los ciudadanos.

Por su parte, el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, afirmó hoy en un encuentro rutinario con medios de comunicación que el Gobierno alemán considera "concebible" que en el trámite parlamentario pendiente se puedan "lograr cambios" en el proyecto de ley tendentes a preservar "la protección de datos".

"El Gobierno expresa su esperanza de que se introduzcan cambios (en el proyecto de ley) durante la tramitación parlamentaria", aseguró el portavoz.

En este mismo encuentro, el portavoz del Ministerio de Interior, Philipp Spauschus subrayó que la redacción actual del proyecto de ley difiere sensiblemente "en su objetivo" del que aprobó el Consejo de Ministros.

Holger Eichele, portavoz del Ministerio de Agricultura y Protección del Consumidor, aseguró asimismo que su ministerio, que no participó en la elaboración de esta normativa, considera que el proyecto de ley "necesita ser discutido".

Los cambios en el texto se introdujeron durante el debate en el Bundestag de la ley, reiteró Seibert.

Por su parte, el propio comisionado del Gobierno federal para la protección de datos, Peter Schaar, criticó hoy el proyecto de ley aprobado por el Bundestag y exigió que se retome el borrador inicial en el que se especificaba que los ciudadanos deberán dar expresamente su conformidad a la venta de sus datos personales.

"Esta clarísimo que esa iniciativa, tal y como ha sido acordada por el Bundestag, es un regalo para la industria publicitaria", dijo Schaar en declaraciones a la emisora pública Deutschlandfunk, en la que denunció que el proyecto de ley contiene "empeoramientos masivos" para los ciudadanos y su derecho a la intimidad.