El presidente de Perú, Ollanta Humala, habló con su primer ministro, Óscar Valdés, de su eventual salida del Ejecutivo, aunque se desconoce la fecha en la que se produciría, según confirmó el ministro en declaraciones publicadas hoy.

"He conversado (de ello) con el presidente Humala y quiero dejarlo en la confianza, en la intimidad y en la confidencialidad que puede haber entre él y yo", dijo Valdés en una entrevista televisiva, tras aclarar que él no ha renunciado al cargo.

El presidente del Consejo de Ministros agregó que si Humala toma una decisión "la acataré y trabajaré en lo que él crea", tras los pedidos de renuncia que han presentado diversos sectores políticos por las protestas contra el proyecto minero Conga que causaron cinco muertos la semana pasada.

El proyecto de extracción de oro en la región Cajamarca será desarrollado por la empresa Yanacocha y ya ha recibido la autorización definitiva del Gobierno, aunque con el cumplimiento previo de varios requisitos para asegurar una reserva suficiente de agua para la población y un menor impacto en las cuencas naturales.

Sobre el estado de emergencia decretado en la región Cajamarca, debido a los violentos enfrentamientos entre manifestantes y la policía, Valdés dijo que Humala esperó hasta el último día para declarar esa situación de excepción porque él sigue creyendo en el diálogo.

Humala "cree que el Perú debe dialogar y que no debemos estar amarrados en estados de emergencia y con tropas en las calles", afirmó.

El Gobierno peruano envió hoy al arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, como "facilitador" a la ciudad de Cajamarca para reunirse con su presidente regional, Gregorio Santos.

En la cita estará también presente el sacerdote Gastón Garatea y alcaldes provinciales para buscar un punto de inicio a una eventual mesa de diálogo que ponga fin a las protestas en esa región andina.

El primer ministro Valdés estará ausente en esa reunión.