Los equipos de rescate han hallado por el momento 14 cadáveres en la zona del suroeste de China afectada por un corrimiento de tierras el pasado 28 de junio, mientras que 26 personas siguen desaparecidas casi dos semanas después de la catástrofe, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Doce cuerpos sin vida fueron rescatados en las aguas del río Jinsha, afluente del Yangtsé que baña la zona afectada en la provincia de Sichuan, mientras que otros dos se hallaron bajo la tierra, señalaron fuentes del centro de control de salvamento.

El accidente ocurrió en una zona de construcción de una presa hidroeléctrica, a cargo de la misma corporación que gestiona la cercana presa de las Tres Gargantas, el mayor proyecto del mundo en este sector.

Todas las víctimas eran trabajadores de la presa, o sus familiares, quienes vivían en el edificio de tres pisos que quedó engullido por la lengua de tierra.

El corrimiento se debió a las fuertes lluvias que suelen afectar toda la mitad sur del país asiático en los meses estivales, y que cada año causan cientos de muertos, o miles en algunas temporadas.

Entre 2010 y 2011, China contabilizó hasta 4.000 fallecidos por inundaciones y otros desastres naturales.