Un ciudadano mexicano murió baleado por un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en las inmediaciones de un cruce internacional en un incidente en que el gobierno de México califica de uso desproporcionado de la fuerza.

La cancillería mexicana señaló el lunes en un comunicado que ha exigido una investigación "exhaustiva" por el caso ocurrido el sábado en la frontera entre Matamoros, México, y Brownsville, Texas.

El sábado, la Patrulla Fronteriza señaló que agentes dispararon desde su margen del río fronterizo entre Texas y México después de que los apedrearan y un individuo apuntara su arma contra ellos desde el lado mexicano. La agencia dijo que desconocía si alguien más resultó herido y que el FBI había emprendido una investigación sobre los hechos.

"El gobierno de México ha expresado de manera reiterada que el uso desproporcionado de la fuerza letal en el ejercicio de funciones de control migratorio es inaceptable bajo cualquier circunstancia", señaló la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La dependencia añadió que el consulado de México en Brownsville ha ofrecido a la familia de su ciudadano apoyo jurídico y dar seguimiento a las investigaciones que realicen las autoridades estadounidenses. La SRE no proporcionó la identidad de la víctima ni detalles del incidente ocurrido en el puente internacional Los Tomates-Veteranos.

Juana María Soto de Matamoros dijo que su hermano, Juan Pablo Pérez Soto, de 30 años, murió el sábado por la mañana a causa del disparo de un agente de la Patrulla Fronteriza.

Dijo que ha recibido poca información, pero considera que su hermano cortaba leña en la margen mexicana del río y que entendía que el agente había cruzado hacia el lado mexicano para dispararle.

Henry Mendiola, vocero de la Patrulla Fronteriza, dijo el lunes que prosigue la investigación en torno a este incidente y que la institución no ha confirmado que se disparó contra alguien. Refutó que los agentes hubieran cruzado la frontera hacia México.

"Nuestros agentes no van a ingresar en México para neutralizar algo como esto", señaló Mendiola.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza hicieron una redada el sábado por la mañana en el lado estadounidense, apuntó.

Detuvieron a algunos mientras que otros se retiraron hacia el río y comenzaron a lanzar rocas. Un agente que no logró escapar del apedreamiento disparó contra el grupo, señaló Mendiola.

Al mismo tiempo, otro agente en el lugar vio a una persona al otro lado del río, en México, que les apuntaba con un fusil. El agente abrió fuego y su disparo cruzó el río, afirmó Mendiola.

Soto dijo que su hijo de 14 años fue uno de los detenidos por la Patrulla Fronteriza. Señaló que ha podido hablar con él, pero que el consulado mexicano la indicó que se encontraba ileso.

Según Mendiola, varias personas están bajo custodia por el caso, pero añadió que no podía dar detalles sobre los sospechosos o los cargos que podrían enfrentar.

En marzo, agentes de la Patrulla Fronteriza se vieron envueltos en un tiroteo con traficantes de drogas cuando intentaban decomisar poco más de 1.800 kilogramos (4.000 libras) de marihuana.

En el segundo semestre de 2011, las autoridades dijeron que los agentes de la Patrulla Fronteriza y policías de la montada del Departamento de Seguridad Pública de Texas intercambiaron unos 300 disparos con presuntos narcotraficantes. Los sospechosos también apedrearon a los policías en aquel incidente, según las autoridades.

En 2010, un agente de la Patrulla Fronteriza en El Paso mató a tiros a un joven mexicano de 15 años a través del Río Bravo. Los investigadores aseguraron que el agente disparó luego de que fue atacado por gente que arrojaba piedras.

___

El periodista Christopher Sherman de The Associated Press en McAllen, Texas, contribuyó a este despacho.