El vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, denunció hoy ante la Fiscalía de su país presuntos casos de soborno y de estafa entre funcionarios de la dependencia que dirige.

Moreno reveló al fiscal general del Estado, Galo Chiriboga Zambrano, los indicios de que algunos empleados recibieron dinero de empresas que participaban en licitaciones de programas de la Vicepresidencia, según informó la Fiscalía en un comunicado.

Entre las supuestas irregularidades está la entrega de Luis Barreno, analista administrativo de la Vicepresidencia, de un cheque por 60.000 dólares de la empresa Wotrace Quito S.A. y una transferencia de 4.500 dólares de María Carrera Mafla, una de las proveedoras de la entidad.

Además, Moreno denunció una supuesta estafa al Estado en la adquisición de colchones especiales para personas con discapacidad por valor de unos 478.000 dólares.

Moreno, que presentó la denuncia junto con el secretario nacional de Transparencia de Gestión, Edwin Jarrín, dijo que cinco funcionarios han sido "separados" de la Vicepresidencia.

Además de Barreno, en la lista están Azucena Castro, directora administrativa; Marilú Guerrero, subsecretaria administrativa-financiera; Jhonny Cevallos, coordinador general de Planificación; y Armando Cazar, secretario general de la Vicepresidencia.

Asimismo, Moreno ha pedido a la Contraloría General del Estado un examen de las cuentas de la Vicepresidencia.

El caso sale a la luz después de que el Ministerio de Ambiente de Ecuador revelara a finales de mayo el supuesto desvío de 5,4 millones de dólares de sus fondos a unas 40 cuentas privadas.

La policía detuvo a once personas por la presunta malversación, incluido todo el departamento financiero de ese Ministerio.

Del mismo modo, también se detectó el supuesto desvío de unos 3,7 millones de dólares en el Ministerio de Salud.

En mayo, Rommel Patricio Herrera Márquez, un excontable del ministerio, fue condenado por ese delito a siete años de prisión, mientras que dos cómplices recibieron penas de 3,5 años de cárcel.