El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, afronta la pérdida del cargo tras aceptar el Consejo de Estado una demanda en ese sentido por haber sido condenado penalmente en 1985, informaron hoy fuentes judiciales.

Petro, un exguerrillero del desmovilizado Movimiento 19 de Abril (M-19), fue demandado por el concejal Armando Parada ante la máxima instancia jurídica y administrativa del país, que citó al alcalde a que responda en audiencia el próximo 24 de julio.

El alcalde, además, según las mismas fuentes, debe responder de haber ocupado escaños en el Congreso cuando tampoco podría llegar al Legislativo o a cualquier cargo por elección, por haber sido condenado y haber purgado prisión.

La ley colombiana no acepta que aspiren al Congreso de la República o a algún cargo público quienes hayan sido condenados penalmente.

Petro fue condenado por un juez penal militar a un año y medio de cárcel en octubre de 1985, tras ser hallado culpable del delito de porte ilegal de armas, cuando era guerrillero del M-19.

Sin embargo, el hoy alcalde bogotano fue beneficiado con una amnistía general a esa guerrilla, lo que supuso el perdón judicial a los delitos cometidos por los miembros de esa organización rebelde desmovilizados.

Antes de llegar a la alcaldía bogotana, el segundo cargo de Colombia, Petro fue representante a la Cámara entre el 2002 y el 2006 y senador entre el 2006 y el 2010, así como candidato presidencial en 2010.

Petro, candidato por el movimiento Progresistas, logró la Alcaldía Mayor de la capital colombiana en las elecciones municipales del 30 de octubre de 2011 y asumió el pasado primero de enero para un período de cuatro años.