Dos hombres, uno de ellos ciudadano mexicano, se declararon culpables de intentar traficar 300 cargadores de rifles de asalto a México.

El Departamento de Justicia informó el lunes en un comunicado que el mexicano Teodoro Sánchez Alejo y Alejandro Rivera Ruiz, de Laredo, reconocieron haber tratado de traficar 300 cargadores de gran capacidad para rifles AK-47 y AR-15.

De acuerdo con documentos judiciales, agentes estadounidense encubiertos que participaron en la investigación de tráfico se pusieron en contacto con Sánchez, quien aceptó reunirse en una estación de servicio en Laredo.

Los agentes entregaron seis bolsones con los cargadores, seguido unos minutos después por la llegada de Rivera con otros 50 cargadores de municiones.

Sánchez condujo hacia un puente rumbo a México, donde autoridades estadounidenses lo interceptaron y recuperaron los cargadores.

Ambos enfrentan hasta 10 años en prisión y una multa de 250.000 dólares. Todavía no hay fecha para la sentencia.