Las autoridades cubanas tomaron medidas preventivas en la provincia oriental de Granma para contener los casos de cólera con la distribución de cloro, gotas purificadoras de agua y pusieron en cuarentena a pacientes con diarrea.

"No hay pánico pero se tomaron muchas medidas preventivas", expresó David Chávez a The Associated Press en conversación telefónica desde Manzanillo, a unos 700 kilómetros al este de la capital.

"Lo cierto es que hay gente que se asusta y claro cuando una persona tiene diarrea de inmediato va al hospital", agregó el informático de 40 años.

Las medidas fueron adoptadas por las autoridades cubanas luego del fallecimiento de tres personas la semana pasada. En la ocasión el ministerio de Salud emitió el único informe sobre la enfermedad y sus víctimas.

Chávez informó que en Manzanillo "los médicos pasan por las casas para ver si la gente tiene problemas de salud y dan consejos sobre las medidas a tomar como hervir el agua, echarle cloro al agua, lavarse las manos". Además carros con altos parlantes pasan por las calles de esa pequeña ciudad para informar a la población.

Las autoridades no respondieron a la AP para hacer comentarios sobre posibles casos en la capital y no publicaron información complementaria a la de la semana pasada.

El vocero de la Secretaría de Salud de Yucatán, Luis Vázquez, aseguró a la AP en México que "no hay nada, ni siquiera ha venido ningún pasajero con sospechas de nada" desde Cuba. En tanto señaló que "Cuba es un país que tiene muy buen sistema epidemiológico".

En Cuba existe una buena organización de defensa civil para los casos de ciclones, epidemias u otros. Además la isla dispone de centenares de médicos y personal paramédico, de los cuales miles se encuentran en Haití precisamente atendiendo la epidemia que asoló ese país después del terremoto del 2010.

En la capital el barbero Gerardo Aguila también tomó medidas para tranquilizar a sus clientes, "hervir el agua, lavarse bien las manos, no pasarse las manos por la boca".

Luleima Ortiz, jefa de enfermeras del hotel Guacanayabo, en Manzanillo, explicó por vía telefónica que "las medidas preventivas están tomadas como pasarse la manos y los pies por cloro, controlar tres veces al día la piscina, hasta ahora todo esta normal, el hotel esta dando sus servicios y no se registró ningún problema con los huéspedes durante y después de su estancia en la instalación". En fin, concluyó Ortiz, "se está alerta pero sin pánico".

----------

Franklin Reyes en La Habana y el corresponsal Eduardo Castillo en México contribuyeron con este despacho