El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, iniciará hoy contactos en Siria, donde se espera que se reúna con el presidente, Bachar al Asad, para analizar la situación en el país, en un momento en el que hay una nueva iniciativa basada sobre un gobierno transitorio.

Annan llegó ayer por la tarde a Damasco en el que es su tercer viaje a Siria desde que fuera nombrado mediador.

Las anteriores visitas fueron a finales de mayo y de marzo pasado.

Tras el fracaso del plan de Annan, que estipulaba un alto el fuego, en vigor desde el 12 de abril y violado por las partes, sobre la mesa hay ahora una nueva iniciativa lanzada por el Grupo de Acción para Siria (integrado por China, Rusia, EE.UU., Francia, el Reino Unido, Turquía, la Liga Árabe, la ONU y la UE).

Esa nueva propuesta, respaldada por el propio Annan, sugiere la formación de un Gobierno transitorio que incluya a representantes del régimen sirio y de la oposición.

Las autoridades sirias aún no han dado una respuesta oficial a esa iniciativa, pero medios gubernamentales la han criticado porque consideran que no cuenta con la opinión de los ciudadanos y olvida la existencia de grupos armados.