El mediador de la ONU y la Liga Árabe para el conflicto de Siria, Kofi Annan, es esperado hoy en Teherán procedente de Damasco para tratar del conflicto en ese país árabe, informó la agencia estudiantil iraní, ISNA.

El propio Annan, según la fuente, anunció hoy en Damasco que llegará a Teherán tras una visita de dos días a Siria, donde se ha entrevistado con el presidente de ese país, Bachar al Asad, para tratar de su plan de paz, que ha reconocido que no funciona.

Annan ha repetido que Irán, uno de los pocos aliados del régimen de Al Asad, debe ser parte de la solución del conflicto sirio, al poder influir en el Gobierno de Damasco.

Por su parte, Irán ha insistido en que Al Asad debe encabezar el programa de reformas que ha planteado para Siria y ha condenado a los grupos armados opositores como "terroristas".

Tanto Estados Unidos como la oposición armada siria han acusado a Irán de respaldar militarmente, con armas y efectivos, a Al Asad en la represión en Siria y Washington se ha opuesto a la participación iraní en las reuniones internacionales sobre la situación del país, pese al deseo de Annan de invitar a Teherán.

Annan visitó Teherán el 10 de abril pasado dentro de su labor como mediador de la ONU y la Liga Árabe en el conflicto sirio, para recabar de las autoridades de Irán apoyo para su plan de paz.

Ayer, en Tokio, donde asisten a la Conferencia Internacional sobre Afganistán, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se reunieron para tratar de la situación de Siria, país en el que Teherán apoya al régimen del presidente, Bachar al Asad, contra los insurgentes.

El régimen islámico de Irán, que reprimió sangrientamente las protestas que siguieron a las denuncias de fraude en las últimas elecciones presidenciales del país, en 2009, ha apoyado sin embargo las revoluciones y levantamientos en los países árabes, tanto en Túnez como en Egipto, Libia, Yemen, Baréin, Jordania y Arabia Saudí.

Sin embargo, respalda al presidente Al Asad, su principal aliado árabe, y considera el levantamiento contra el régimen de Damasco obra de grupos terroristas promovidos por potencias extranjeras, en especial Estados Unidos y algunos países árabes.