Es posible que sean sus últimos Juegos Olímpicos, pero Steven López no se siente presionado por eso.

Al contrario, el atleta de origen nicaragüense que representará a Estados Unidos en taekwondo parece sentir más emoción que cuando se dirigía a sus primeras olimpiadas hace 12 años en Sydney, donde logró una medalla de oro.

"Los Juegos Olímpicos del 2000 fueron mis primeros y pensé que serían mis primeros y mis últimos. Me dije a mi mismo 'ok, voy a hacer esto porque llevo en este deporte desde que tengo cinco años''', dijo López en una entrevista reciente con The Associated Press.

"Pero estando en los Juegos, subiendo al podio y ocupando el primer lugar, escuchando el himno nacional y viendo la bandera... era como un sueño hecho realidad. Supe que era algo a lo que quería aspirar a sentir de nuevo. Por eso estoy aquí, 12 años después, persiguiendo aún ese sueño".

Con 33 años y, ahora, en su cuarta cita olímpica, López es uno de los atletas internacionales de más edad en taekwondo pero asegura que aún no es momento de retirarse. El campeón también logró el oro en los Juegos de 2004 en Atenas y el bronce hace cuatro años en Beijing.

"Podrían ser mis últimas (olimpiadas) ... Realmente no lo sé, uno nunca sabe".

"Si realmente tuviera que tomar una decisión hoy sobre como siento, porque lo mas importante es como uno se siente mentalmente, emocionalmente, físicamente, seguiría hasta los juegos del 2016".

López hizo una demostración de sus patadas de pierna derecha ante decenas de niños el viernes en un gimnasio de Manhattan. Fue una semana un poco más relajada que la que le espera próximamente en Croacia para entrenarse antes de llegar a Londres. Junto con Jean, su entrenador y hermano mayor, López dijo que se está esforzando para lograr su mejor actuación.

"Eso es lo que tiene el deporte, lo emocionante del deporte. Un día uno es el mejor y al siguiente ya no", explicó. "Desafortunadamente hay mucha gente que ganó el oro en el 2008 y que en el 2012 no logró llegar ni al equipo olímpico. Esto es algo muy competitivo".

El atleta, nacido en Nueva York de padres nicaragüenses, dijo que le gustaría enfrentarse al iraní Yousef Karami, actual campeón del mundo en la división de menos de 87 kilos y medallista de bronce en 2004 en Atenas.

"Me ganó en las clasificaciones mundiales. Yo le he ganado dos veces, pero él me venció esta última, así que si hay alguien a quien tengo ganas de enfrentarme, imagino es él", explicó.

López describió como una "experiencia increíble" ir a Londres con su hermano entrenador y su hermana Diana, quien también competirá y para la cual estas son sus segundas olimpiadas. Los dos hermanos, junto a un tercero, Mark López, lograron formar parte del equipo olímpico en 2008. Los tres lograron medallas.

"La última vez que tres hermanos lograron formar parte de un equipo olímpico fue 1904. Mucha gente no comprende el trabajo que supone llegar a ser el mejor, así que es mucho más fácil cuando los miembros de tu equipo son tus hermanos y saben por lo que has de pasar, desde músculos adoloridos, a madrugar cada mañana, a entrenar dos o tres veces al día", explicó. "Nos motivamos los unos a los otros".

Mark no logró esta vez formar parte del equipo porque que fue derrotado por Terrence Jennings en el preolímpico de Estados Unidos.

Steven, ganador de cinco campeonatos mundiales, admite sentir aún nervios cuando piensa en los Juegos Olímpicos.

"Creo que la parte más dura es el entrenamiento", señaló. "Cuando salgo ahí fuera para competir es hora de lucirse, es hora de brillar".

___

Claudia Torrens está en Twitter como www.twitter.com/ClaudiaTorrens