El primer ministro griego, el conservador Antonis Samarás, busca hoy la aprobación a su gobierno de coalición en la votación con la que esta noche concluirá el debate de investidura iniciado el viernes.

La votación está prevista para la medianoche (21.00 GMT) y en ella no se esperan sorpresas, ya que la coalición formada por el partido conservador Nueva Democracia, el socialdemócrata Pasok y el centroizquierdista Dimar suman 179 de los 300 escaños del parlamento.

Durante el debate de estos dos días, Samarás y el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, presentaron el programa del gobierno, que pone el acento en acelerar el programa de privatizaciones para así recaudar fondos que permitan reducir el déficit sin necesidad de llevar a cabo nuevos recortes.

Sin embargo, según publicó hoy el diario griego "Kathimerini", la "troika" internacional que representa a los acreedores de Grecia (Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) le ha recordado a Sturnaras que Atenas se está desviando mucho del programa de reformas exigidas.

Por ello, advirtió al gobierno griego de que no se concederán nuevos tramos de los préstamos ni se renegociará el programa -como ha prometido Samarás- hasta que se encarrilen de nuevo las reformas.

El rotativo griego aseguró que no se espera que Sturnaras saque a colación el tema de la renegociación durante la reunión del eurogrupo de mañana, lunes. EFE