El presidente del parlamento egipcio dominado por islamistas que fuera disuelto, convocó a la sesión de la legislatura esta semana, aumentando la tensión con los poderosos militares que respaldaron la decisión de una corte.

Una agencia noticiosa egipcia dijo el lunes que el presidente Saad el-Katatni, que es islamista, exhortó a que el parlamento se reúna el martes.

La decisión de el-Katatni tiene lugar un día después que el presidente islamista Mohammed Morsi convocó a la legislatura en desafío de la decisión el mes pasado de la Corte Suprema para disolverla.

El gobierno militar de entonces respaldó la decisión de la Corte Suprema Constitucional para desmantelar la cámara.

La pugna amenaza con poner al país en una nueva situación de hostilidad, quizás de violencia, 17 meses después de la salida del antiguo líder autoritario Hosni Mubarak en una revuelta popular.

La Agencia de Noticias de Oriente Medio informó que mediante un decreto emitido el domingo, Morsi también llamó a nuevas elecciones parlamentarias, que se celebrarán dentro de los 60 días siguientes a la adopción de una nueva constitución del país, algo que no se espera antes de finales de este año.