El francés Thibaul Pinot, el más joven del Tour con sus 22 años, culminó su fuga con la victoria en la octava etapa, de 157,5 kilómetros entre Belfort y la localidad suiza de Porrentruy, en la que los favoritos llegaron juntos, por lo que el británico Bradley Wiggins sigue siendo el líder.

La carrera se cobró una nueva víctima, el español Samuel Sánchez, campeón olímpico y duodécimo en la general, que tuvo que abandonar tras sufrir una caída a 100 kilómetros de la meta.

La penúltima fuga fue compartida por el francés Jeremy Roux (FDJ) y el sueco Fredrik Kessiakoff (Astana), perseguidos por una veintena de corredores que habían saltado del pelotón.

Kessiakoff prolongó su reto en solitario a 40 km. de meta, todavía con dos subidas por delante, y el Liquigás asumió la responsabilidad al frente del pelotón, apostando por una cuarta victoria de Peter Sagan, que se quedó cortado cuando el Lotto empezó a tirar del grupo.

A 25 km. de meta, los franceses Thibaut Pinot y Tony Gallopin -a 3:13 del líder en la general- surgieron del primer grupo perseguidor en busca del sueco. Pinot le alcanzó poco antes de coronar la última cima, el Col de la Croix, de 3,7 kilómetros, con 1:49 sobre el pelotón, y se fue solo.

Quedaban 16 kilómetros hasta la meta y, pese a los ataques de los favoritos, que llegaron juntos 26 segundos después, Pinot culminó su aventura con la victoria de etapa.