El debate en Latinoamérica sobre la despenalización de la droga debe profundizarse porque es "muy débil", señaló hoy la Iglesia católica de El Salvador, aunque aclaró que no está a favor ni en contra de esa medida.

"Yo no diría que conviene que se despenalice ni que no conviene que se despenalice, sino que se estudie a fondo", expresó el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, en rueda de prensa tras la misa dominical.

Enfatizó que "el fenómeno de las drogas es tan grave y tan importante que es necesario que los gobiernos tomen cartas en el asunto de una manera profunda".

"Pedimos que se estudie el fenómeno a fondo para que luego se tomen las mejores decisiones; no es posible que el mundo se desangre, como está sucediendo sobre todo en estos países de América Latina, en una guerra sin sentido" por el narcotráfico, dijo.

El debate sobre la despenalización de la droga se reavivó después de que el Gobierno de Uruguay presentó el 20 de junio pasado al Parlamento una propuesta para legalizar la venta de marihuana y otorgar al Estado el control del consumo de estupefacientes.

Según la iniciativa, que incluye 16 medidas, si el Estado se hace cargo de la venta de marihuana, y legaliza el mercado de estupefacientes, arrebatará un importante margen de ganancia a los narcotraficantes.

La propuesta uruguaya surgió después de que se calmaran las aguas agitadas por la iniciativa del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien en febrero planteó la despenalización de la droga como alternativa para combatir el narcotráfico, que incide en los altos índices de violencia en ese y otros países de la región.

El arzobispo salvadoreño reconoció que la despenalización "sale en las discusiones, en las reuniones, pero muy débil; es casi un dogma que se debe mantener una legislación dura contra los estupefacientes y todas las drogas, y el narcotráfico".

Pero "¿por qué no hacer un estudio a profundidad, donde no hayan intereses económicos sórdidos, sino el bien de la sociedad?", "¿por qué no analizar los pro y los contra?" de la despenalización de la droga, preguntó.

"Es un tema que amerita un estudio profundo (para) que entonces se tome la decisión" y después "veamos los resultados", remarcó.

Insistió en hacer "un llamado a las autoridades a ver las cosas con atención, con justicia, en el sentido de buscar lo mejor".

"No sea que estemos actuando de una forma ciega y complicando más las cosas", comentó el prelado.