El entrenador Mike Krzyzewski, responsable del equipo de baloncesto de Estados Unidos que defenderá en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 la medalla de oro conseguida en Pekín 2008, considera que han seleccionado a una plantilla más completa que la que tuvieron hace cuatro años.

"Es cierto que hemos tenido cuatro bajas importantes con relación a Pekín 2008 como son las de Dwight Howard, Dwyane Wade, Chris Bosh y Jason Kidd, pero hemos incorporado a excelentes jugadores que pueden compensar al cien por ciento o más su ausencia", declaró hoy Krzyzewski al concluir la tercera jornada de entrenamientos, en Las Vegas (Nevada).

La baja de Howard ha sido cubierta por el pívot Tyson Chadler, de los Knicks de Nueva York, la de Wade por el alero Kevin Durant, de los Thunder de Oklahoma City, y su compañero, el base Russell Westbrook llega para ocupar el puesto de Jason Kidd.

Mientras que los ala-pivotes Kevin Love y Blake Griffin tendrán que hacer la labor de Bosh, especialmente cuando les toque adaptarse a las acciones de número cinco.

"Somos conscientes que nos encontramos con un equipo diferente, pero también muy optimistas y satisfechos de que si hacemos bien las cosas seremos mejores que en Pekín 2008", valoró Krzyzewski. "La clave será que aprendamos a utilizar la gran versatilidad que hay dentro de la plantilla".

Krzyzewski reiteró que no tiene ninguna duda de la existencia de esa versatilidad, la interrogante que se le presenta es si la misma va a hacer mejor al equipo.

"No tenemos a un pívot como Howard, pero en Pekín tampoco tuvimos a jugadores como Durant y Westbrook, lo que demuestra que somos un equipo diferente y lo que nos falta es demostrar en el campo que vamos a ser mejores por lo que ese será nuestro reto", subrayó Krzyzewski. "Creo que no debemos obsesionarnos con este asunto sino, todo lo contrario, trabajar en la dirección correcta".

El responsable del equipo de Estados Unidos dijo que tampoco era el momento de entrar a profundizar en las estadísticas individuales sino que ver como los jugadores comienzan a ponerse en forma y a adaptarse al ritmo de competición que les va a esperar en Londres.

Por su parte, los jugadores, que hasta ahora no tienen ningún problema con el ritmo de preparación que llevan, también hicieron el mismo análisis que Krzyzewski, en cuanto a lo compensado que está el equipo con la presencia de los nuevos valores que han llegado para ocupar las ausencias de los compañeros que estuvieron con ellos en Pekín 2008.

"Nos faltan jugadores de gran clase, pero tenemos a otros que nos aportan muchas cosas positivas de cara a ser mejor equipo", declaró el alero estrella LeBron James. "Creo que hemos mejorado en poder atlético y rapidez con la presencia de Durant, Chadler y Westbrook".

Además, la incorporación de Griffin por Carlos Boozer, de Andre Iguodala por Tayshaun Prince y James Harden por Michael Redd es vista por todos dentro del equipo de Estados Unidos como de mayor potencial que el que tuvieron en Pekín 2008.

"Tenemos elementos objetivos que nos permiten pensar que somos mejor equipo", comentó James. "Lo que necesitamos es demostrar en el campo que somos un equipo ganador y que podemos volver de Londres con la medalla de oro".

James también reconoció que cuatro años después de haber disputado sus primeros Juegos Olímpicos, en Pekín 2008, ahora llegará a Londres mucho más formado y con mayor experiencia, además de tener ya en su poder un anillo de campeón de la NBA.

Mientras que el presidente de la USA Basketball, Jerry Colangelo, responsable del programa del baloncesto olímpico de Estados Unidos, reiteró que los jugadores que estuvieron en Pekín 2008 y repiten con el equipo en Londres 2012 llegan en el momento de la plenitud de sus carreras como es el caso de James, el alero Carmelo Anthony, Chris Paul y Deron Williams.

"Todos ellos han mejorado muchísimo en comparación con Pekín 2008 y junto a Kobe Bryant que mantiene su condición de súper estrella, estamos hablando que el equipo es mucho más completo y formado que hace cuatro años", argumentó Colangelo. "No quiero hacer comparaciones, pero tenemos un equipo que su única aspiración es conseguir la medalla de oro".

Dentro del equipo de Estados Unidos tampoco quieren que se tenga como referencia en el rendimiento del equipo el dominio que tuvieron en Pekín 2008 cuando lograron promedios de 106,2 puntos por partido y los ganaron con una diferencia promedio de 30 tantos.

Sólo el partido de la final contra España, que ganaron por 118-107, Estados Unidos sufrió y vio peligrar el triunfo al estar cuatro puntos arriba en el marcador cuando faltaban dos minutos y medio para concluir el tiempo reglamentario.

Estados Unidos no quiere más debate ni comparaciones entre el equipo de Pekín 2008 y el de Londres 2012 hasta que no concluyan los próximos Juegos Olímpicos de Verano cuando se sepa si fueron capaces de ganar la medalla de oro y revalidar el título de campeones.