La final de Wimbledon entre el suizo Roger Federer y el británico Andy Murray se disputa hoy en el All England Club de Londres con la pista central descubierta, a pesar del riesgo de precipitaciones al suroeste de Londres.

La estructura retráctil de 5.200 metros cuadrados y 1.000 toneladas, que puede abatirse para proteger de la lluvia el recinto con capacidad para 15.000 espectadores, cubrió la pista durante la mañana para proteger la hierba de los intermitentes aguaceros que caían, pero fue retirada minutos antes de la hora prevista para comenzar el duelo.

Según el parte meteorológico que maneja la organización del torneo, el riesgo de chubascos en la capital británica alcanza el sesenta por ciento durante las primeras horas de la tarde londinense.

El escocés Murray tratará de conquistar su primer Grand Slam y brindar a los británicos el primer título de Wimbledon para un tenista del Reino Unido, algo que logró por última vez el inglés Fred Perry en 1936.

Federer, por su parte, trata de igualar el récord del estadounidense Pete Sampras, que levantó el título de campeón en siete ocasiones en la pista central del All England Club.

Si se impusiera en la octava final de Wimbledon que disputa, el suizo recuperaría el número uno en el ránking de la ATP e igualaría además otra marca de Samapras, la de mantenerse 286 semanas como mejor tenista del mundo.