El incendio del Cañón de Waldo, que ha sido considerado el más destructivo de la historia del estado de Colorado (EE.UU.), ha sido ya controlado en el 98 por ciento, informaron hoy las autoridades.

No obstante, todavía hay 125 miembros de los equipos de extinción trabajando para apagar el incendio que comenzó el pasado 23 de junio por causas aún desconocidas que están siendo investigadas.

La humedad, las temperaturas más bajas y las fuertes tormentas que se esperan este domingo en la región contribuirán en las labores de extinción.

El fuego ha arrasado 346 viviendas de Colorado Springs, la ciudad más cercana al Bosque Nacional de Pike, donde se encuentra el Cañón de Waldo, y causó la evacuación de 32.000 personas, que ya han comenzado a regresar a sus casas.

Algunas carreteras de la zona siguen cerradas mientras los equipos de rescate continúan con los trabajos de extinción y rehabilitación.