La secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton expresó el domingo su esperanza de que la reciente reapertura por Pakistán de las rutas de abastecimiento de la OTAN hacia Afganistán lleve a una mejora en la cooperación entre Estados Unidos y Pakistán luego de un difícil período para los renuentes aliados.

Luego de asistir en Tokio a una conferencia de ayuda a Afganistán, Clinton se reunió con la canciller pakistaní Hina Rabbani Khar para discutir las relaciones bilaterales, que han sufrido una serie de crisis en el último año y medio, pero aún son consideradas cruciales para la estabilidad en la región.

Fue su primer encuentro desde la disculpa de Clinton la semana pasada por la muerte en noviembre de 24 soldados pakistaníes en un ataque erróneo de la OTAN, en un gesto que llevó a Pakistán a levantar un bloqueo de siete meses de las rutas de abastecimiento.

"Estamos alentados por haber conseguido dejar atrás recientes dificultades, para poder concentrarnos en los muchos retos que se avecinan", le dijo Clinton a reporteros. "Queremos aprovechar este impulso positivo generado por nuestro reciente acuerdo para dar pasos tangibles en nuestros muchos intereses comunes importantes".

El más importante de esos objetivos, dijo Clinton, es combatir a los grupos extremistas. Esos grupos han empleado a Pakistán como base para atacar a tropas estadounidenses en Afganistán.

Clinton y Khar "se concentraron en la necesidad de derrotar a las redes que amenazan la estabilidad de Pakistán y Afganistán, además de los intereses de Estados Unidos", dijo Clinton.

El acuerdo de la semana pasada ayudó a reparar lazos que habían sido severamente dañados por incidentes como un contratista de la CIA que mató a dos pakistaníes y la operación estadounidense contra el complejo de Osama bin Laden en Pakistán.