El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acusó hoy a la oposición de llevar "la violencia" en sus actos de campaña para "desestabilizar" el país de cara a las elecciones de octubre, al lamentar un evento ocurrido ayer en un barrio de Caracas en el que participó el candidato opositor, Henrique Capriles.

"Se presenta un evento por allí en un barrio de Caracas porque va la oposición a una marcha y donde ellos van, ahí va la violencia", señaló Chávez en un acto de graduación de militares.

El mandatario se refirió, así, a un episodio registrado ayer en el populoso barrio de La Vega (oeste), donde Capriles se disponía a realizar un acto de campaña que, según él, fue impedido por una "barricada" de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de la que culpó a Chávez.

De acuerdo a la oposición, tres personas resultaron levemente heridas en ese episodio "violatorio de la ley electoral", mientras que el Gobierno defendió la actuación de la policía por haber evitado la "violencia opositora".

El ministro del Interior venezolano, Tareck el Aissami, señaló que en el evento fueron detenidas dos personas armadas, una de ellas miembro de un cuerpo policial local a manos de la oposición.

"Van armados, violentos, agresivos", exclamó hoy Chávez al asegurar que el episodio "muy lamentable" de ayer evidencia el plan de "la burguesía nacional" y el imperialismo para, a su juicio, "aprovechar la coyuntura de aquí a octubre para tratar de desestabilizar al país".

Al defender la actuación policial para "evitar males que lamentar", el mandatario hizo un llamado a sus seguidores para no caer en provocaciones.

"Ah, bueno, entonces de una vez es Chávez el culpable, que yo mandé la policía para impedirle al majunche (mediocre) de recorrer los barrios donde lo adoran y lo aclaman. Ah, por favor, no sean ridículos, porque los que son es unos ridículos", dijo el presidente.

"Nunca hubo en este país nuestro tantas libertades para hacer política hasta el atropello, incluso, hasta el irrespeto", aseguró.

Tras llamar a los suyos a estar alerta para "neutralizar los planes violentos de la oposición", Chávez dijo que el oficialismo debe trabajar "muy duro" para ganar las elecciones por nocaut.

"Pero ustedes estén seguros que esa oposición y Estados Unidos y sus aliados, o la mayoría de ellos, no van a reconocer el triunfo popular", denunció Chavez.

Unos 18,9 millones de venezolanos están convocados a las urnas el próximo 7 de octubre, cuando elegirán al presidente para el periodo 2013-2019 entre un grupo de siete candidatos que lidera Chávez, quien aspira a extender su mandato a 20 años, y Capriles.