Bombas al pie de caminos mataron a 14 civiles, cinco policías y un miembro de la coalición militar en el sur de Afganistán, dijeron funcionarios afganos y de la OTAN.

Los civiles, incluyendo mujeres y niños, murieron el domingo en el distrito de Arghistan, junto a la frontera con Pakistán, dijo el portavoz el gobierno de la provincia de Kandahar Ahmad Jawed Faisal.

Una bomba estalló cuando una minifurgoneta le paso por encima el domingo por la mañana, dijo. Una segunda bomba estalló cuando otros civiles, que iban en un tractor, llegaron al lugar para ayudar a las víctimas.

Las autoridades estaban tratando de determinar cuántas personas murieron en cada explosión. Al menos otros tres civiles fueron heridos.

De acuerdo con la ONU, el año pasado fue el más mortífero para civiles en la guerra afgana, con 3.021 muertos. El número de civiles afganos muertos cayó 35% en los primeros cuatro meses de este año, pero la ONU dice que demasiados aún se ven atrapados en la violencia.

Los policías murieron cuando respondían a un tiroteo con milicianos en domingo por la mañana en un retén en el distrito de Musa Qala, en la provincia de Helmand.

Daud Ahmadi, portavoz del gobierno de Helmand, dijo que un grupo de combatientes atacaron el retén aproximadamente a las 3 am.

La policía pidió refuerzos, pero en camino, uno de los vehículos policiales se topó con una bomba al pie del camino.

Ahmadi dijo que otros tres policías fueron heridos en la batalla de cuatro horas con los milicianos. Dijo que los cadáveres de 20 extremistas fueron recuperados del campo de batallas.

En tanto, un soldado de la OTAN murió al estallar otra bomba al paso de su vehículo el sábado en el sur del país.

La OTAN no dijo dónde ocurrió la explosión ni informó la nacionalidad del soldado muerto.

En lo que va de año, 224 soldados de la alianza han muerto en Afganistán.