Los directivos de Barclays estudian dividir el banco y trasladar su negocio de inversión a Nueva York (EE.UU.), tras el escándalo de la manipulación del Libor y el Euribor, según publicó hoy "The Sunday Times".

El periódico británico asegura que el Consejo de administración de la entidad examinará si lleva a cabo una separación de su área de inversión de la comercial.

En el caso de producirse esta reorganización, el banco de inversión, hasta hace poco llamado Barclays Capital, se trasladaría a Nueva York, mientras que el área de negocio comercial seguiría manteniendo su sede en Londres.

Con esta medida los responsables de Barclays, el segundo banco británico en activos, intentaría hacer frente a la crisis que afecta a la entidad por el escándalo de la manipulación de los tipos de interés interbancarios.

El banco británico considera que en el Reino Unido afronta una regulación "hostil" y "restrictiva", lo que podría motivar el traslado a Nueva York del negocio de inversión, según revela el periódico.

El caso se desató a finales de junio cuando Barclays fue multado por los reguladores del Reino Unido y Estados Unidos con 290 millones de libras (360 millones de euros) por manipular el Libor y su equivalente europeo Euribor entre 2005 y 2009.

Los tres más importantes directivos del banco, el consejero delegado de Barclays, Bob Diamond, el presidente, Marcus Agius, y el director de operaciones, Jerry del Missier, dimitieron y el Gobierno británico ha puesto en marcha dos investigaciones para intentar esclarecer lo sucedido.

Además, la Agencia antifraude del Reino Unido anunció la semana pasada que ha comenzado una investigación penal sobre la manipulación hecha por el banco.

Según "The Sunday Times", Barclays analiza ahora si la separación de la banca de inversión de la comercial será rentable para los accionistas, que han visto caer el valor en el mercado del banco en 3.700 millones de libras (4.660 millones de euros) desde que saltó el escándalo.