El apoyador de los New Orleans Saints, Jonathan Vilma, decidió modificar su demanda contra Roger Goodell, comisionado de la NFL y de la liga, y pidió a un juez federal que anule su suspensión y emita una orden que le permita trabajar mientras se procesa su caso.

La petición de Vilma se dio a conocer después de que Goodell presentó una petición de desechar las acusaciones de difamación del jugador, en relación con la investigación de la liga sobre el tema de las recompensas.

De acuerdo con el apoyador su suspensión no tiene fundamento legal y agrega que Goodell ha realizado comentarios públicos falsos que dañan su reputación como jugador y, por tanto, su capacidad para ganarse la vida.

Pero en la petición de Goodell se dice que las acusaciones de Vilma están prohibidas por los procedimientos de resolución de conflictos señalados en el contrato colectivo de trabajo.

Peter Ginsberg, abogado de Vilma, dijo que las acusaciones por difamación se centran sólo en las declaraciones que Goodell hizo públicamente fuera de los límites del contrato colectivo de trabajo.

Vilma quiere una orden judicial inmediata para continuar su rehabilitación de una lesión en la rodilla.