La película noruega "The almost man", de Martin Lund, ha ganado hoy el Grand Prix del festival de cine de Karlovy Vary, mientras que la inconformista actriz estadounidense Susan Sarandon fue premiada con el Globo de Cristal por su contribución a la cinematografía mundial.

Sarandon recibió el galardón de manos de Jiri Bartoska, presidente del certamen centroeuropeo, que hoy clausuró su 47ª edición con la gala de premios.

"Estoy encantada de haber tenido por fin la ocasión de venir. Es un festival muy importante, con tantas películas y gente de todo el mundo", señaló Sarandon al recibir la estatuilla.

La actriz quiso también dedicar el premio, y lo hizo entre sollozos, a su amiga y guionista Nora Ephron, fallecida recientemente.

Saradon esta considera por muchos como la actriz "progre" que rompió los tópicos del Hollywood conservador, movida por sus inquietudes políticas, que la llevaron desde muy joven a unirse a las marchas por los derechos civiles y en contra de la guerra de Vietnam.

Obtuvo en 1995 el Óscar a la mejor actriz encarnando a la monja Helen Prejean en "Dead Man Walking" ("Pena de muerte"), donde asumió unos de los papeles más complejos de su vida.

El primer éxito de la artista neoyorquina, de 65 años, fue "Joe", que rodó en 1970 poco después de conocer al que fuera su primer esposo, Chris Sarandon.

En esta década interpretó papeles secundarios inolvidables, como la prometida de Jack Lemmon en "The Front Page" ("Primera plana"), Janet en "The Rocky Horror picture show", o la prometida de Robert Redford en "The Great Waldo Pepper" ("El carnaval de las águilas").

Su estrellato llegaría en 1981, con su primera nominación al Óscar, de la mano del director Louis Malle, en cuya película "Atlantic City".

En las décadas de los ochenta y noventa la artista obtuvo otras nominaciones a la estatuilla, con películas como la "road movie" de Ridley Scott "Thelma y Louise", el drama "Lorenzo's Oil" ("El aceite de la vida"), dirigida por George Miller; y el "thriller", "The Client" ("El cliente"), del realizador Joel Schumarcher.

No fue hasta "Dead Man Walking", dirigida por el que fuera durante veinte años su compañero sentimental, Tim Robbins, cuando Sarandon obtuvo la preciada estatuilla de Hollywood.

En cuanto al resto del palmarés, l corto español "Una historia para los Mondlin", del brasileño Sergio Oksman, se llevó el Globo de Cristal en la categoría de documentales de corta duración.

"Quiero decir la única frase que sé en checo 'mama mele maso' (mamá pica carne). Quiero agradecer al festival que haya elegido está película", bromeó Oksman tras recibir el galardón.

El documental español, ganador de un premio 5.000 dólares (4.068 euros), cuenta la misteriosa historia de Elmer, Margaret y Nelson Modlin, reconstruida por Sergio Oksman en un paseo por Madrid, en el que encontró las fotos de la familia.

Las película ganadora, la noruega "The almost man" que se lleva un premio valorado en 25.000 dólares (20.343 euros), cuenta las peripecias de Henryk, un treintañero que parece incapaz de salir de su mundo adolescente y cargar con la responsabilidad que supone ser padre.

El precio especial del jurado, dotado con 15.000 dólares (12.206 euros), fue para la película italiana "Piazza Fontana: The Italian Conspiracy", del realizador Marco Tullio Giordana.

El premio al mejor director fue para el canadiense Rafaël Ouellet, autor de "Camion".

El Globo de Cristal para el mejor papel femenino fue para la iraní Leila Hatami en la película "The last step", de su esposo y director Ali Mosaffa.

El galardón al mejor actor fue compartido por el noruego Henrik Rafaelsen por su papel en "The almost man" y el polaco Eryk Lubos por su interpretación del protagonista de "To kill a beaver".

En la sección "Al Este del Oeste" obtuvo el Globo de Cristal, dotado con 20.000 dólares (16.275 euros), "House with a Turret", de la realizadora ucraniana Eva Neymann Ukraine.

El mejor documental largo (más de 30 minutos) fue la coproducción búlgara croata alemana "Sofia's Last Ambulance", del realizador Ilian Metev.

El premio que otorga la crítica internacional (FIPRESCI) fue para "The last step", del iraní Ali Mosaffa.