El estelar volante holandés Clarence Seedorf llegó el sábado en helicóptero al estadio Enghenhao para su presentación oficial ante los hinchas de su nuevo club, el Botafogo brasileño.

"Ahora todo va a comenzar. Gracias por todo, muchas gracias por el cariño, la próxima semana voy a comenzar a trabajar para ayudar a levantar el Botafogo", dijo ante una multitud de más de 40.000 personas que lo aclamaba en el estadio de Río de Janeiro, su nueva ciudad.

El equipo había planeado que el helicóptero aterrizase en la cancha del estadio, pero la oficina de prensa de Botafogo informó que no obtuvieron permiso de la aviación civil, por lo que la aeronave tuvo que descender en un campo aledaño al centro deportivo, desde donde el jugador caminó hasta el estadio.

Parado en el centro de la cancha, el volante holandés de 36 años recibió la camiseta albinegra del Botafogo y fue ovacionado al ponérsela.

Posteriormente recibió un balón e intercambió unos pases con dos aficionados que habían ganado una promoción para acompañar al jugador en la presentación.

Seedorf llegó al club de Río de Janeiro, tras firmar un contrato por dos años, procedente del Milan de Italia con el que militó por 10 años y tuvo una destacada carrera llena de éxitos.

El astro ganó la Liga de Campeones con Ajax en 1995, Real Madrid en 1998 y el Milan en 2003 y 2007. Además, disputó la Copa del Mundo de 1998 con la selección holandesa.

Medios de comunicación reportaron que Seedorf había sido parado en un operativo de tránsito y recibió una multa por conducir sin portar licencia. Fue sometido a una prueba de alcoholemia que verificó que el jugador no había ingerido bebidas alcohólicas.