Al menos una persona resultó herida y unas cien familias abandonaron sus casas por un hostigamiento de presuntos rebeldes de las FARC a un pueblo que es considerado paso clave hacia zonas en el suroeste del país, informaron el sábado las autoridades.

La acción se concentró sobre la estación de policía, cercana a la alcaldía, cuyos agentes repelieron el ataque.

El hostigamiento con ráfagas de fusiles y granadas comenzó la víspera, cesó temporalmente por la noche, y se reanudó en la mañana del sábado, dijo en diálogo telefónico en la jornada José Miguel Correa, secretario de gobierno en Toribío, en el departamento de Cauca y a unos 320 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Una mujer resultó levemente herida por esquirlas el viernes, indicó el funcionario.

Al menos 80 casas en el casco urbano registraron daños en sus paredes y techos y unas cien familias debieron refugiarse en un colegio y casas de parientes y amigos, aseguró Correa al atribuir el ataque a miembros del Frente 6to de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Toribío, con unos 35.000 habitantes, es frecuente objeto de ataques y hostigamientos porque es considerado un corredor clave para los grupos armados ilegales en su desplazamiento hacia departamentos vecinos como Huila, Tolima y Valle del Cauca, indicó Correa.