El presidente de Cuba, Raúl Castro, concluyó hoy su visita de cuatro días a China después de firmar importantes acuerdos de cooperación financiera, entre otros sectores, y reunirse con los líderes actuales y sus sucesores, informó este sábado la agencia oficial Xinhua.

Castro, cuyo próximo destino es Vietnam, finalizó su primera visita a China como presidente cubano con ocho acuerdos bilaterales sobre ayuda financiera y técnica a Cuba.

Para algunos observadores, el viaje ha servido para tender puentes de cooperación entre La Habana y Pekín, segundo socio comercial de la isla tras Venezuela, y busca que el país asiático sea una alternativa cada vez más concreta a la dependencia económica cubana del régimen venezolano de Hugo Chávez.

El mandatario cubano comenzó el pasado jueves su agenda con una reunión con el presidente chino, Hu Jintao, y con el presidente de la Asamblea Nacional Popular (Legislativo), Wu Bangguo.

Además de reunirse con el primer ministro chino, Wen Jiabao, Castro también tuvo ocasión para entrevistarse el viceprimer ministro Li Kegiang, y con el vicepresidente Xi Jinping.

Xi, quien en octubre será nombrado secretario general del Partido Comunista de China y en marzo de 2013 asumirá la presidencia del país, sustituyendo a Hu Jintao en ambos cargos, se reunió con Castro el viernes, en la residencia de Jefes de Estado de Diaoyutai, donde se ofreció un banquete en honor del líder cubano.

El próximo destino de Castro, de 81 años, es Vietnam, otro país con una reforma económica similar a la china en la que Cuba buscará apoyo e inspiración.

Vietnam destaca por ser el principal exportador a Cuba de arroz, una de las principales bases de la alimentación de los habitantes de la isla caribeña.