Ciento tres personas murieron a causa de las lluvias torrenciales en una región sureña de Rusia, informaron el sábado las autoridades.

Los aguaceros precipitaron en la noche unos 30 centímetros (un pie) de agua sobre varias partes de la región de Krasnodar y obligaron a muchos habitantes a refugiarse en techos o en árboles.

La región se encuentra a unos 1.200 kilómetros (750 millas) al sur de Moscú y colinda con el Mar Negro.

Una corriente de lodo y agua barría las calles de algunas ciudades en la región de Krasnodar, en algunos casos a la altura de un metro (3 pies). En algunas zonas los residentes maniobraban en botes. Unas 5.000 viviendas fueron inundadas, dijo el gobernador de Krasnodar según la agencia noticiosa Interfax.

"Nadie recuerda una inundación igual en la historia", dijo Alexander Tkachev.

El ministerio del interior estableció la cifra de muertos en 103 el sábado por la noche, según agencias noticiosas rusas.

Igor Zhelyabin, un vocero del ministerio de emergencias de Krasnodar, dijo que 67 de las muertes ocurrieron en el área de la ciudad de Krimsk, a 1.200 kilómetros (750 millas) al sur de Moscú. Mucha gente dormía cuando irrumpió la inundación y salieron presas del pánico, informó la agencia ITAR-TASS.

El servicio noticioso RIA Novosti dijo que cinco personas murieron electrocutadas por descargas eléctricas en la ciudad de Gelendhik, junto al Mar Negro, cuando un transformador cayó en el agua.

A las 10 de la mañana del sábado habían caído más de 28 centímetros (11 pulgadas) de lluvia en Gelendzhik, informó el servicio meteorológico estatal.