Miles de personas participaron hoy en las celebraciones del día del orgullo gay en Londres, que este año se han visto teñidas por el enfrentamiento de los organizadores con el ayuntamiento que a última hora limitó la dimensión de los eventos.

A pesar de que este año la capital acoge la convocatoria mundial de las celebraciones, las autoridades municipales prohibieron la utilización de carrozas en el desfile y adelantaron y limitaron las horas de las celebraciones.

Los organizadores intentaron negociar hasta el último momento, pero el desfile que recorrió las calles de Londres comenzó a las 10.00 GMT, dos horas antes de los previsto, y las celebraciones tendrán que acabar a las 17.00 GMT.

El ayuntamiento prohibió además que la marcha en la que participaron miles de personas se utilizaran carrozas o vehículos, lo que según la organización del World Pride ha deslucido la celebración e impedido la participación de personas discapacitadas.

A pesar de ello y de la lluvia que cayó sobre Londres a primera hora de la mañana, la asistencia a unas celebraciones dominadas por un ambiente de fiesta resultó masiva.

Entre las personas de todas las edades que recorrieron las principales calles de Londres, en grupo o de manera individual, con pancartas o disfrazados, se encontraban numerosos miembros homosexuales del ejército y de la policía que desfilaron con sus uniformes.

Entre los asistentes se pudieron además ver agrupaciones de transexuales, miembros de gimnasios gays, asociaciones de solidaridad con Palestina, sindicatos e incluso el personal de la aerolínea Britis Airways.

A tratarse de una convocatoria mundial, los organizadores han querido este año centrar el foco en reivindicar la situación de los países en los que la homosexualidad está perseguida.

Un panorama que contrasta con los avances que está experimentando el Reino Unido, donde este año el Gobierno ha anunciado su intención de legalizar el matrimonio gay antes de 2014.

Además, el viceprimer ministro británico, Nick Clegg sorprendió ayer al colocar en el edificio que acoge las oficinas gubernamentales la bandera del arco iris, que representa a la comunidad homosexual, para sumarse así a las celebraciones del World Pride.

El líder liberaldemócrata dijo ayer después de que por primera vez una bandera gay ondeara en una edificio gubernamental, que se trata de una "nueva era de orgullo".

Además, Clegg hizo un llamamiento a las diferentes jerarquías religiosas para que permitan la celebración de matrimonios entre personas del mismo sexo en sus templos.