Funcionarios libaneses de seguridad dicen que proyectiles disparados al otro lado de la frontera desde Siria mataron a dos civiles e hirieron a otros 10.

Una mujer murió el sábado por la mañana cuando un proyectil cayó en su casa en el área de Wadi Khalid en el nordeste de Líbano, hiriendo además a otras cinco personas. Más tarde, otro proyectil cayó en la vecina aldea de al-Hisheh, matando a un niño de ocho años e hiriendo a su padre y cuatro hermanos.

Los funcionarios hablaron a condición de anonimato, de acuerdo con las reglas policiales.

Casi 16 meses de violencia en Siria han causado temores de que el conflicto se extienda a Líbano, que tiene profundos lazos políticos y sectarios con su vecino oriental.

Las potencias mundiales no han conseguido frenar la violencia en Siria, que activistas dicen ha matado a más de 14.000 personas.

Activistas dijeron que más de 67 personas murieron el viernes.