No esconde el danés Lars Husum que nacer en un pueblo de Jutlandia, donde se aburrió mucho, es lo que le llevó de muy joven a inventar historias. Ahora se publica en español primera novela, "Mi amistad con Jesucristo", una obra "muy física", con la que quiere envolver "todo el cuerpo" del lector.

En una entrevista con Efe, este dramaturgo, que también ha trabajado como escritor y creativo para Zentropa, la productora de Lars Von Trier, señala que apuesta siempre por la mezcla de estilos y reconoce que le gusta "pasar de la oscuridad a la luz, incluyendo en una única frase tonos diferentes".

Esta manera de hacer lleva al lector a montar en una especie de montaña rusa cuando se enfrenta a sus textos, en los que tanto puede sumergirse en una violenta escena con mucha sangre como a reír con las particulares costumbres sexuales de algunos personajes del libro.

En "Mi amistad con Jesucristo" (Alba Editorial), Husum relata la historia de Nikolaj, desde los catorce años, cuando sus padres fallecen en un accidente de tráfico, hasta que ya es un veinteañero al que un día se le aparece en su casa un hombre grande, barbudo y en sandalias, llamado Jesús, que le aconseja cambiar su mala vida.

El novelista indica que no sabe muy bien de dónde surgió el personaje, aunque cree que puede ser un cruce de algunos de sus amigos y conocidos y de su propia personalidad.

"Puedo ser -agrega- educado y tierno, pero también violento y dar en un momento determinado un golpe encima de la mesa. Además, me gusta dar vueltas de tuerca a situaciones que ocurren en la vida real y que todos hemos vivido en alguna ocasión".

De su novela llama asimismo la atención el hecho de que incluya en ella algunas fotografías -una de ellas de un hombre que se parece mucho a él- y páginas con muchas onomatopeyas o que imitan las noticias que aparecen en los periódicos.

En este sentido, precisa que quiere jugar con los lectores y, por ejemplo, cita que incluye un teléfono real suyo, en el que recibió unas 200 llamadas, algunas de gente que le comentaron que les había gustado la novela, otras de personas que se interesaban por algunos aspectos de la obra que no entendían y otras, simplemente, colgaron cuando él descolgó.

A su juicio, "son pequeños trucos, a la manera de los videojuegos, con partes ocultas, para que el lector pueda entrar en diferentes niveles y aventuras".

Por otra parte, desvela a los futuros lectores en español que todos los pueblos que aparecen en la novela, situados en la península de Jutlandia, son reales y tienen unos nombres que, traducidos, al español significan "intestinos" o "pene".

"Este hecho en Dinamarca provoca que sólo decir que provienes de allí surjan bromas y frases de tono cómico", comenta el autor.

A pesar de la brutalidad de algunas escenas con vómitos y cervezas poco frías, Lars Husum defiende que al final "todo es un asunto de amor, una causa de redención".

Sobre nuevos proyectos narrativos, comenta que ha terminado otra novela sobre soldados daneses que participaron en las campañas militares de Bosnia y Afganistán, muy diferente de "Mi amistad con Jesucristo", y que está en camino otro relato sobre un padre que decide criar a sus hijos como futuros "gurús" del bienestar personal.

HASH(0x857d008)

Por Irene Dalmases.