La Coalición de los Jóvenes de la Revolución egipcia, nacida durante las protestas que derrocaron a Hosni Mubarak, anunció hoy su disolución tras el termino de la etapa transitoria con la elección del primer presidente civil en la historia de Egipto.

En un rueda de prensa celebrada en el centro cultural Sawy de El Cairo, el miembro de la Oficina Política de la alianza Naser Abdel Hamid aseguró que desde un principio el grupo acordó disolverse una vez acabara la transición, lo que no significa el termino de la revolución.

"La idea de la revolución y el cambio aún permanecen en las calles de Egipto, por lo que continuará, y los miembros de la alianza proseguirán trabajando pero en otros marcos y agrupaciones", dijo Abdel Hamid, que leyó un comunicado del grupo.

El activista hizo balance del trabajo de la coalición y afirmó que "se adoptaron decisiones correctas e incorrectas y, asimismo, surgieron a veces diferencias entre sus miembros".

Ante las críticas de algunos de que el grupo se erigió como portavoz de la revolución sin representar a todas las tendencias, Abdel Hamid explicó que ese fue un error cometido porque pensaban que beneficiaba al levantamiento.

"Ahora solo deseamos que el pueblo egipcio acepte bien lo que hicimos y perdone nuestras faltas, ya que la experiencia no fue fácil", subrayó.

Abdel Hamid reveló que el protagonismo de la coalición sufrió un retroceso en las últimas protestas, lo que también impulsó su disolución.

El fin de la alianza se produce después de que el pasado sábado el islamista Mohamed Mursi jurara como presidente, aunque hubo informaciones que apuntaron a que el grupo iba a continuar hasta la redacción de una nueva Constitución, un asunto todavía pendiente.

Entre los principales grupos que integraron la coalición figuran el Movimiento 6 de Abril, los Jóvenes del Partido del Frente Democrático, el Movimiento Justicia y Libertad, la juventud de los Hermanos Musulmanes y la campaña de apoyo al premio nobel de la Paz Mohamed Baradei, además de independientes.