Roger Federer está de nuevo en la final de Wimbledon. Y por primera vez, su oponente será Andy Murray.

Unas pocas horas después que Federer fijó un récord para la era moderna con su octava final en el All England Club, Murray avanzó a su primera y se convirtió en el primer británico que disputará el título de Wimbledon desde Bunny Austin en 1938.

"Hay mucha presión y estrés en esta época del año", comentó Murray, quien derrotó el viernes al francés Jo-Wilfried Tsonga. "No la siento cuando estoy en la cancha de prácticas o caminando por ahí. Trato de no pensar en eso".

"Pero está en el subconsciente".

Federer lució imponente al vencer en cuatro sets al campeón defensor Novak Djokovic, y ahora está a ley de un triunfo de igualar la marca moderna de Pete Sampras de siete títulos de Wimbledon.

"Sé que me falta un partido", comentó el suizo de 30 años, quien tiene récord de 6-1 en las finales de Wimbledon. "De todas formas, siempre es bueno ganarle a alguien como Novak, a quien le fue tan bien aquí el año pasado".

Federer está invicto en sus ocho partidos por semifinales en el All England Club. Su único revés en la final fue en 2008, cuando Rafael Nadal lo derrotó en un épico duelo de cinco sets.

En la final del domingo, Federer casi seguro tendrá la ventaja psicológica sobre Murray. No sólo ha estado otras siete veces en esta instancia, sino que ha derrotado a Murray en sets corridos en las dos finales de Grand Slam que disputaron, el Abierto de Estados Unidos de 2008 y el Abierto de Australia de 2010.

Murray ha perdido sus tres finales de majors sin ganar un solo set, y como si fuera poco carga con las expectativas de todo un país. El público británico lleva 76 años esperando por un campeón local en Wimbledon, desde que Fred Perry conquistó el último de sus tres títulos en 1936.

"Necesitaré la ayuda de todos el domingo, porque es un gran reto ganarle a Roger en la final de un slam, en Wimbledon", señaló Murray. "Espero que todo el público me respalde".

Minutos después del triunfo sobre Tsonga, el primer ministro británico David Cameron señaló que la victoria era una "noticia fabulosa".

"Estaré viendo la final el domingo y, como el resto del país, estaré apoyando a Andy Murray", dijo Cameron en un comunicado. "Le deseo la mejor de las suertes".

Aunque un triunfo de Murray sería un preámbulo perfecto para los británicos antes de los Juegos Olímpicos de Londres, Federer tiene mucho más en juego. Si gana, el suizo desplazará a Djokovic del primer puesto del ranking mundial, para empatar el récord de Sampras de 286 semanas como número uno.

"Me juego mucho si gano aquí, el récord histórico de Grand Slam, el primer puesto del ranking", señaló Federer. "También tengo algo de presión, pero estoy emocionado por eso. Juego para eso".

William Renshaw y Arthur Gore también disputaron ocho finales de Wimbledon, pero en una época en la que el campeón defensor recibía un boleto directo a la final. Esa regla fue cambiada en 1922.