Los tambores del tamunangue y el sangueo, dos ritmos de origen africano populares en Venezuela, resonaron hoy en Brasilia, durante un espectáculo presentado en el marco de la celebración de los 201 años de la Independencia venezolana.

La presentación tuvo como escenario el Teatro Nacional, la sala más importante de la capital brasileña, en la que actuaron el grupo Cántaro y la compañía de danza Caramba, con un repertorio que se paseó por parte de las tradiciones de la cultura negra venezolana.

También hicieron una animada demostración de las fiestas de San Antonio y de San Juan, que en Venezuela se celebran al ritmo de los tambores llegados de África, en un sincretismo cultural tan propio del Caribe como del mismo Brasil.

El embajador de Venezuela en Brasilia, Maximilien Arveláiz, dijo que este espectáculo ha sido concebido dentro de las conmemoraciones del 201 aniversario de la Independencia de su país, que se celebró el pasado jueves, 5 de julio, pero también para acercar más la cultura venezolana a Brasil.

"Venezuela y Brasil tienen muchas más características culturales en común de lo que muchos se imaginan", indicó.

Con la intención de que los artistas brasileños y venezolanos identifiquen aún más esas características comunes, mañana los grupos Cántaro y Caramba ofrecerán una serie de talleres sobre música y danza popular en el mismo Teatro Nacional de Brasilia.