Por primera vez, una obra maestra del pintor renacentista Rafael podrá contemplarse a partir de hoy en Buenos Aires de la mano de Meraviglie dalle Marche (Maravillas de Las Marcas), considerada la mayor exposición de arte religioso italiano en el país hasta la fecha.

Una de la estrellas de la muestra que se expone en el Museo Nacional de Arte Decorativo (MNAD) es, sin duda, el cuadro Santa Caterina di Alessandria, de Rafael, que fue recuperado por el Estado italiano en una subasta en 1990 tras haber pertenecido a Imelda Marcos, la excéntrica esposa del fallecido dictador argentino Ferdinand Marcos.

La pieza forma parte de un ambicioso recorrido por seiscientos años de arte pictórico italiano: desde el gótico tardío del siglo XIV al neoclasicismo monumental de principios del siglo XX.

El "Cristo Resucitado" de Tiziano y el gran tapiz de Rubens "La Asunción de la Virgen" (de 5,30 por 3,50 metros), que se salvó de un fatídico bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial son las otras estrellas de la exhibición, compuesta por un total de 43 cuadros, que podrá visitarse hasta septiembre.

El grueso de los pintores seleccionados procede de la región italiana de la que toma el nombre la muestra, Las Marcas, situada en la costa adriática, unos 200 kilómetros al noreste de Roma, y con una gran tradición pictórica eclesiástica por haber formado parte, hasta mitad del siglo XIX, de los Estados Pontificios.

"Rafael nunca ha ido a la Argentina y esta muestra es una gran oportunidad para nuestro país. La gente tendrá la posibilidad de ver obras de gran calidad, que es raro que vayan a la Argentina y que pocos argentinos ven en Italia: uno viaja normalmente a Roma, a Florencia o a Venecia, pero raramente va a Las Marcas, a menos de que tenga allí parientes", dijo el comisario de la exposición, Ángel Navarro, en el estreno de la muestra en el Vaticano, el pasado mayo.

"El hecho de que la muestra dure tres meses y que incluya las vacaciones de invierno también es muy bueno, porque podrán ir a verla desde el interior del país. Ojalá que esto sea sólo el comienzo de una nueva etapa de este tipo de intercambios culturales", añadió Navarro, profesor de Historia de Arte Europeo en la Universidad de Buenos Aires.

Junto a los maestros ya citados, figuran también pinturas de los reputados pintores Carlo Crivelli, con la delicada "Madonna col Bambino", y Olivuccio di Ciccarello, de quien se expone la admirada tabla "Vergine Incoronata".

La lista se completa con Guido Reni, Sebastiano del Piombo, Federico Barocci, Paolo Veneziano, los hermanos Taddeo y Federico Zuccari, Guercino, Carlo Crivelli, Lorenzo Lotto, Luca Giordano y Maratta que ilustran imágenes de la vida de Cristo, de la Virgen y de los Santos.

"La muestra se inscribe en los momentos cumbre que ha tenido el museo", afirmó esta semana el director del museo, Alberto Bellucci.

"Se aprecian la religiosidad del 1300, los detalles góticos del 1400, la anatomía y los desnudos del Renacimiento en el 1500, y el manierismo del 1700", agregó Giovanni Morello, presidente de Artifex, la productora italiana que organizó la muestra.

Morello explicó que los cuadros viajaron en dos aviones hasta Buenos Aires debido a su alto valor: están asegurados en 490 millones de dólares (unos 396 millones de euros).

Las obras son préstamos de 14 museos de Las Marcas, aunque en su mayoría proceden de la Pinacoteca Comunal Francesco Podesti de Ancona, que cerró temporalmente por obras y, en vez de guardar durante meses los cuadros en un oscuro depósito prefirió mostrarlas al mundo.

HASH(0x8e98484)

Por Mar Centenera.