El ministro nicaragüense de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, confirmó hoy que el próximo lunes comenzarán a discutir con empresarios y sindicatos una propuesta de reforma tributaria impulsada por el Ejecutivo.

El funcionario declaró a medios oficiales que ese día iniciarán el diálogo "con todos los sectores" del país con el fin de alcanzar un consenso "de una propuesta de concertación tributaria", en la que estén de acuerdo el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega; la patronal, los trabajadores y demás agentes económicos.

Adelantó que un grupo de técnicos y especialistas sobre el tema darán a conocer a esos sectores una primera propuesta de reforma tributaria, para que la misma sea discutida y de la cual no dio detalles.

Según Acosta, la propuesta de "concertación tributaria" estará enfocada en lograr una mayor productividad y competitividad, así como "una mayor inversión y mayor desarrollo económico".

También en eliminar "todas las distorsiones o elementos negativos que afectan el correcto desarrollo del sector económico", de lo cual no ofreció detalles

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) ha pedido al Gobierno que la reforma fiscal que planea impulsar sirva para atraer a los inversionistas y no sólo busque incrementar los impuestos.

"Nosotros tenemos que hacer una contrapropuesta que incorpore los incentivos que debe tener el Gobierno para que nosotros veamos llegar más inversiones a este país", dijo el pasado jueves el titular del Cosep, José Adán Aguerri.

Nicaragua captó 967,9 millones de dólares en inversión extranjera directa en 2011 y este año proyecta alcanzar la cifra de 1.000 millones de dólares, según cifras oficiales.

Aguerri, además, subrayó que la reforma fiscal no debe ser únicamente "recaudatoria".

Al respecto, indicó que varias empresas con presencia en Honduras, de las que no ofreció detalles, se han trasladado a Nicaragua luego de que en ese país se aprobaran siete reformas fiscales.

"¿Queremos que esas empresas se queden en Nicaragua o regresen a Honduras?", preguntó el líder de la patronal nicaragüense.

Según el Ejecutivo, la nueva reforma tributaria, que sería aprobada por el Parlamento oficialista antes de diciembre próximo, podría ampliar la base de contribuyentes, revisar las exoneraciones y el impuesto sobre la renta, entre otros temas.

En diciembre de 2009 el Gobierno de Ortega logró aprobar en el Parlamento una reforma tributaria con el objetivo de reducir el déficit fiscal, pero la oposición rechazó esa medida por considerarla "excesiva" y porque alejaba la inversión extrajera.

El Legislativo ratificó en febrero pasado una reforma a la Ley de Equidad Fiscal que bajó los impuestos a la leche cruda, de sabores y al arroz, con el fin de "estabilizar" los precios, sin que ello afectara la recaudación, según se informó entonces.

El presupuesto de Nicaragua para 2012 es de unos 1.827 millones de dólares.

El Gobierno proyectó para 2012 un crecimiento económico de entre un 3,5 % a un 4 %, una inflación anual de entre 8 % y 9 %, y un déficit del 2,7 %.