Las autoridades electorales de México continúan hoy con el escrutinio oficial de los comicios legislativos del domingo, después de haber cerrado el cómputo final de las elecciones presidenciales.

El recuento oficial de los votos se desarrolla en cada uno de los 300 distritos en el país y en medio de las constantes denuncias de "inequidad" y compra de votos por parte de los partidos que perdieron la elección.

Durante la jornada de hoy sábado, los 300 distritos electorales continuaron su trabajo de escrutinio de los votos en todo el país para los resultados de la elección y definir a los 300 diputados ganadores por mayoría relativa y los 96 senadores triunfadores en las 32 entidades federales de México.

De acuerdo con la página del IFE, el escrutinio para diputados alcanza a 143.024 mesas electorales, que equivale al 99,92 % de las mesas instaladas.

Según los resultados obtenidos, la coalición Compromiso por México, integrada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México recibió el 38,05 % del total de votos, los partidos de izquierda tienen el 26,98 % y el Partido Acción Nacional (PAN) el 31,06 %.

Además de elegir a los 200 diputados por mayoría, las autoridades electorales deberán determinar cuántos legisladores plurinominales de un total de 200 le corresponden a cada uno de los seis partidos que contendieron en el proceso.

También se contabilizan los votos para definir a los ganadores al Senado, integrado por 128 legisladores, de los cuales los dos primeros senadores son los triunfadores por mayoría de votos en cada uno de las 32 entidades, y uno más para el segundo lugar en cada estado.

Los restantes 32 senadores se reparten de acuerdo a la participación proporcional que registraron los partidos en todo el país.

La coalición Movimiento Progresista, integrada por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento ciudadano (MC) y su candidato Andrés Manuel López Obrador han cuestionado las cifras y han denunciado una compra masiva de votos.

A estas denuncias se han sumado el PAN e incluso el minoritario Partido Nueva Alianza (Panal), los cuales en un principio reconocieron el triunfo del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Los partidos de izquierda anunciaron hoy que pedirán al PAN sumar esfuerzos para exigir a las autoridades investigar las operaciones financieras.

"Estamos siguiendo el origen del dinero que se utilizó para la compra de los votos, seguimos la pista del dinero y sobre el financiamiento ilícito que tiene que ver con el banco Monex y la empresa Soriana", dijo hoy López Obrador en rueda de prensa.

Por su parte, el presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, dijo que pedirá al presidente del PAN, Gustavo Madero, intercambiar información financiera, en particular sobre la denuncia para investigar las cuentas en el Banco Monex.

"Hemos acordado pedir expresa y formalmente a Gustavo Madero toda la información que podamos intercambiar para, que si ellos deciden, ir juntos y exigir a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) dependiente de Hacienda, para que investigue todas las cuentas de donde se movieron los recursos (que se usaron en la elección)".

"Ojalá y el PAN esté dispuesto para entregar la información a las autoridades electorales", dijo.

Una semana antes de las elecciones, el PAN denunció que el PRI había utilizado tarjetas del banco Monex en las que se transferían recursos para las campañas políticas.

Ayer, viernes, el presidente del PAN aseguró que el PRI ganó las elecciones "a billetazos y con engaños".

De acuerdo con las cifras definitivas de la elección presidencial, el PRI recibió 19,1 millones de votos, el 38,21 % de la votación total, seguido por la izquierda con 15 millones de sufragios, que equivalen al 31,59 %.

La candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, logró el 25,41 % de los sufragios, mientras que el aspirante del Partido Nueva Alianza (Panal), Gabriel Quadri, obtuvo un 2,29 %.