Autoridades de Chile y Argentina coincidieron hoy en la necesidad de mantener un acuerdo sobre doble tributación entre ambos países, luego que Buenos Aires anunciara el término de un convenio sobre esa materia vigente desde 1976.

"Trabajaremos en un convenio que permita que sigan las excelentes relaciones comerciales que siempre hemos tenido", sostuvo el embajador argentino en Chile, Ginés González, al ser preguntado por los periodistas sobre el tema, a la salida de un acto al que asistió el viernes en el palacio de La Moneda.

Para el ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, la decisión unilateral de Argentina sobre el actual convenio supone "un paso atrás" en la integración entre los dos países.

El responsable de las finanzas públicas abogó, en declaraciones a radio Bío Bío este sábado, por una pronta solución al problema, mientras el canciller Alfredo Moreno confirmó el propósito del gobierno de negociar una salida negociada.

El gobierno argentino decidió el pasado junio terminar con el actual acuerdo, suscrito en 1976 y ratificado diez años después, recurriendo a una cláusula que permite a ambas partes su cancelación durante el primer semestre de cualquier año.

En la misma oportunidad el gobierno argentino anunció también el término de acuerdos similares con Austria y Suiza.

Según el embajador González, a juicio de su país el convenio no se ajusta a la actual realidad tributaria argentina y es necesario renovarlo.

Insistió, además, en que su país no desea el final de un acuerdo de doble tributación, sino que el mecanismo se mantenga, "pero que no se utilice para la evasión tributaria".

El convenio vigente libera a los inversores chilenos en Argentina de pagar impuestos sobre la ganancia, por los eventuales beneficios sobre el capital, sobre su patrimonio neto y por otros ítem, si es que ya han pagado impuestos por estas materias en su país.

A la vez, los inversores argentinos en Chile quedan exentos del pago del impuesto a la renta y del impuesto sobre bienes raíces, entre otros tributos.

Tras el anuncio argentino, el convenio actual caducará el próximo diciembre, cuando, según fuentes del gobierno chileno, se espera tener listo el nuevo acuerdo, que lo sustituirá.